Abrir las ventanas para ver el mundo

6 07 2017

Llegan las vacaciones ¡ay!: los que viven en el Sur se van al Norte, los del Norte al Sur, los del Este al Oeste, los del Oeste al Este. Y así podríamos hacer infinitas combinaciones. La cuestión es salir, nunca quedarse en el lugar en donde se vive. Las razones son variadas y las hay para todos los gustos. Pero la verdad es que en las vacaciones se hace de todo menos descansar. Y en muchas ocasiones, se sale de las aglomeraciones de la propia ciudad para meterse en otra que, además, resulta más cara y más agobiante. Pero, yo me pregunto:” ¿por qué hay que salir? ¿Para conocer el mundo?” Si llamamos mundo a la humanidad, cuando salimos nos dedicamos más a ver piedras que a conocer a las personas del lugar. Luego no es así. Recuerdo que en el viaje de bodas (otra costumbre cultural), fuimos a Roma. Todos los días volvíamos al Hotel rendidos y saturados de monumentos. Pero, ¡hay que salir! Decía Lao- Tsé:”Abre tu ventana y verás el mundo”. ¿A qué ventana se refería? No aludía a una cristalera física sino a un mirador interior: esa abertura cerrada que nos impide ver, que ciega el libre pensamiento, ese rosetón que tapona las ideas y que nos impide ver más allá del propio ombligo. Sí, señor Lao-Tsé, abramos las ventanas y dejemos que corra el viento…
Por Venancio Rodríguez Sanz

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: