¿Inseguridad ciudadana?

13 09 2017

Ha sido publicada en el grupo de Facebook de Garrapinillos una noticia sobre vandalismo en el barrio. Concretamente la noticia hablaba sobre que unos desgraciados la noche del Lunes 11 al Martes 12 de Septiembre, ya fuera de fiestas incluso, habían destrozado dos lunas de un coche. Posteriormente se comentó que no había sido solo a ese coche, sino que mas destrozos se habían dado en otras partes del barrio e incluso se había robado un vehículo. Para mas INRI, tanto en ese post como en uno anterior se alertaba de ladrones que están entrado por casa del barrio en las últimas semanas.

Al leer la primera historia, inmediatamente recordé: hace unos años se produjo un incidente muy similar. Unos desgraciados (nunca sabremos si los mismos y luego explicaré por qué) se dedicaron a romper lunas de coches -doy buena fe de esto porqué uno de los coches fue el mio- y también perpetraron el robo de otro vehículo. Exactamente el mismo caso pero con mas lunas y mas años de diferencia.

En el caso que me incumbe, tramité mi pertinente denuncia a la Guardia Civil. No voy a entrar en detalles pero tardé tres días en poder hacerlo debido a la eficiencia del cuerpo-. No sirvió para nada. de hecho en aquella ocasión apareció el coche sustraído, con unas llaves dentro de una parcela cercana a donde se encontró que incluso tenían en ellas indicado el número de parcela. La Guardia Civil se personó en el lugar donde apareció el vehículo, dando fe de lo que pasó. Pero la acción se quedó en eso: en la fe. Sorprendentemente los agentes no realizaron acción alguna y abandonaron la escena. Parece ser -aunque esto es una suposición popular- que sabían perfectamente de quién se trataba y no quisieron saber nada.

A lo largo de estos años, y refiriéndonos a actitudes e incidentes delictivos, en Garrapinillos estamos sufriendo mas de la cuenta. Prácticamente todo el mundo sabe de que hasta hace muy poco un piso en el centro del barrio estaba considerado, aunque sin demostración definitiva, un piso franco donde se traficaba. Ahora mismo esa vivienda está vacía, pero ¿ha desaparecido el acto?¿se ha trasladado?¿o en realidad nunca ha existido?. No sabemos ninguna de las tres cosas. Pero tristemente los hechos nos empujan a pensar mas en la segunda opción.

Situación mas agravante cuando leemos la segunda historia del post, la de los robos en ciertos domicilios en las últimas semanas. Algo repugnante, pero que tristemente no es la primera ni la segunda vez que tenemos que enterarnos ni que los vecinos afectados tienen que sufrirlo.

No queda la cosa en agua de borrajas con esto porqué lo que si es seguro es el testimonio de varios vecinos acerca del comportamiento de según que gente relacionada con estas tramas en las calles y establecimientos del barrio. Mas aun, no queda solamente el recuerdo del reciente y el pasado acto de vandalismo con los coches, sino de varias incidencias mas, como el robo en su día del material del CMTL Saltapillos por poner solo un ejemplo.

Demasiados actos de esta índole para un pequeño barrio como Garrapinillos. Y dados los hechos, decepcionante actuación de la justicia debida en estos actos, posible causa de su reiteración. Véase el episodio de los coches que me toco vivir (y pagar), así se encuentra la explicación al matiz que me pregunto de que nunca sabremos si fueron los mismos.

Entretanto, Garrapinillos se preocupa por esta situación que en algunos casos alcanza niveles de desesperación por la dejadez y marginación con la que a veces (solo a veces) somos (mal)tratados los currantes de a pie cuando por mala fortuna nos vemos involucrados es estos actos, e irremisiblemente, nos toca pagarlo. A nosotros. A los inocentes. Como yo pagué mi luna (de mi denuncia -y de la de mas de de una decena de personas que se encontraron en la misma situación que yo- nunca mas se supo). No quieres pensar en ello, pero habiendo sido víctima de alguna de estas situaciones, no te queda mas remedio que hacerlo: parece que la premisa es ‘impunidad para los malos y que lo paguen los buenos’.

Es algo que creo que habría que pensar profundamente. Cuando nos rompen un coche o nos roban, nos quitan la comida. Cuando entran en nuestras casas, nos pueden quitar otra cosa. Y la solución por lo visto no está demasiado cerca de las fuerzas de seguridad, dados los hechos acaecidos. Hasta entonces, mucho cuidado y sobre todo mucho apoyo vecinos, nos puede hacer mucha falta mientras esperamos esperanzados cualquier atisbo de solución.

Por Arturo Martínez Sanz

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: